Cova de Bolimini

Es una cavidad a la que se accede a través de una escalera natural que lleva a dos replazas interiores de gran amplitud y con bóvedas de hasta tres metros de altura. Al fondo de la segunda replaza, un goteo producido sobre una pila artificial que actúa como receptáculo, ha dotado a esta cueva de un suministro de agua potable.

¿Cómo llegar?

Salimos de Vilafamés por la Avenida Fabián Ribes. A la altura de la Plaza Ventorrillo, giramos a la izquierda cogiendo el desvío de La Barona.

Seguimos hasta pasar la Cooperativa Agrícola San Isidro. A continuación, giramos la rotonda y cogemos el desvío que va hacia Sant Joan de Moro.

En la siguiente rotonda, veremos el indicador con el nombre de la cueva. Entramos y cogemos el camino que está recién asfaltado. Seguiremos este camino serpenteante y estrecho que va en ascenso durante 2 km aproximadamente. A mano derecha encontraremos una señal con el nombre de la cueva. Cojemos el entrador y dejamos el coche en el terreno que hay a la derecha.

Una vez aquí, nos encontramos un entrador con la cadena en el suelo. Entramos en la finca donde hay una masía. Nada más pasar el entrador, iremos por el camino estrecho de la izquierda con abundante vegetación que baja en pendiente para luego ir ascendiendo durante 300 metros.

Conforme vamos ascendiendo, veremos la loma de la montaña en cuya falda está la entrada de la cueva.

Sabremos de su cercanía cuando pasemos por debajo de los cables de tendido eléctrico de alta tensión.

A unos 50 metros, está la entrada de la cueva de Bolimini. En la parte superior de la misma, hay una placa conmemorativa de la Guerra Civil Española. Es necesario ir con linterna para acceder a la misma.

La vegetación que hay fuera de la Cueva de Bolimini es de algarrobos, esparragueras, palmitos, higueras, olivos, pinos, almendros romero, tomillo, etc.